Mito, de Antonio Buero Vallejo

Los personajes de esta obra de teatro experimental (que presenta varias situaciones metateatrales) son actores que representan una ópera sobre el Quijote. Uno de ellos, Eloy, es una encarnación del hidalgo, quien cree en la salvación del mundo de manos de los marcianos. Otros dos personajes también son trasuntos de Sancho (Simón) y Dulcinea, y varias escenas de la novela original tienen aquí su paralelismo: la cueva de Montesinos (el protagonista se queda dormido y no sabemos si lo que vive durante el sueño es realidad), el episodio de Clavileño (Eloy y Simón son burlados por sus compañeros que les hacen creer que montan en un platillo volante) y el choque de don Quijote con la realidad en Barcelona (aunque, en este caso, Eloy se comporta de forma valiente y muere a causa de su arrojo).

*****

Qué mejor para comenzar este blog que una entrada sobre Mito, de Buero Vallejo. Esta ópera en dos partes es todavía un texto bastante desconocido, a pesar de quién es su autor, en gran parte porque todavía no ha sido estrenada (al menos yo no tengo noticia de ello; ¡si tenéis alguna información al respecto no dudéis en comentar!). Sin embargo, sí ha sido publicada en varias ocasiones, la primera de ellas en Primer Acto, 100-101, en 1968. Y está disponible en línea gracias a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, aquí.

Página inicial de Mito en Primer Acto

Esta obra no es una adaptación al uso del Quijote; no pretende representar las aventuras de la novela en la escena. Sin embargo, sí se inspira explícitamente en ella y resulta evidente la analogía entre algunos de sus personajes con los cervantinos, e incluso podemos observar resonancias en ella de ciertas escenas originales.

Comencemos por la marca quijotesca. Si bien es cierto que, por el título, esta obra no caería directamente dentro del cajón de las recreaciones o adaptaciones quijotescas (la mayor parte de ellas dejan bien claro su intención desde el inicio: El retablo de Maese Pedro de Falla, Sancho Panza en la ínsula de Alejandro Casona, El viaje infinito de Sancho Panza de Sastre, o Don Quijote. Fragmentos de un discurso teatral de Scaparro y Azcona, por poner unos ejemplos bien conocidos), la obra comienza con el final de la representación de una ópera basada en el Quijote, y sus personajes son actores en esta. Y aquí ya observamos otra característica fundamental de este texto, que tampoco es ajena a otras recreaciones quijotescas: la metateatralidad. En otras palabras, tenemos Mito, la obra que escribe Buero Vallejo, y una ópera que se representa dentro de esta, llamémosla Quijote2. Los personajes principales de Mito son los actores del Quijote2.

Uno de estos actores, Eloy, es el trasunto de don Quijote y Simón, otro de ellos, de Sancho. Eloy fue en otra época el actor que encarnaba a don Quijote en la ópera, pero ese papel ahora recae en Rodolfo, a quien Eloy no tiene ningún aprecio. Asimismo, Marta (la chica que se encarga de recoger el escenario) es la correspondiente Dulcinea.

La representación del Quijote2 ha tenido lugar justo antes de un toque de queda ordenado por el gobierno sin fecha de levantamiento decidida, y Eloy sugiere la posibilidad de que el gobierno quiera ocultar a su población el inicio de la guerra… u otra causa: los visitantes. Los visitantes a los que se refiere Eloy son extraterrestres que, según él, aterrizarán en sus platillos voladores y que ya viven entre nosotros y nos observan, por ejemplo, desde la bacía de barbero que ha servido como atrezo:

Eloy: Desde él te están viendo y escuchando.

Repara en su dibujo, que es la forma

perfecta de un platillo, con el cerco…,

la torreta…

(Por la escotadura.)

Y aquí, la portezuela.

(Mueve la bacía como si fuese un platillo que descendiese.)

Esta ilusión de Eloy sobre los visitantes, que comparte también Simón, es la excusa de sus compañeros para mofarse de ellos. Nosotros, los lectores, podríamos dudar si estos visitantes existen de verdad; en una escena que recuerda inevitablemente a la cueva de Montesinos, las figuras extraterrestres están en el escenario, no obstante, Eloy se había quedado dormido y el cambio de iluminación sugiere una escena onírica.

Las burlas a Simón y Eloy van en aumento y, en un momento en el que aparece toda la compañía con Simón a hombros completamente borracho, Eloy estalla y produce otro situación de metateatralidad impactante:

Eloy: ¡Reíd, reíd! ¡También lo hacéis cantando!

(…)

Teresina: ¡Si no cantamos!

Eloy (A todos.): ¿Lo ha dicho o no cantando?

Mito es una ópera, y los personajes se han comunicado cantando desde el inicio. Sin embargo, para ellos, la ópera había sido su representación (el Quijote2 ) y Mito es la vida real.

La Segunda parte comienza cuando dos figuras extrañas entran por el patio de butacas (el de Mito, que queda al fondo del escenario real). Todo forma parte de una broma de mal gusto orquestada por Rodolfo y su amigo Apolinar, que se aprovechan de las ilusiones de Eloy para hacerle creer que han llegado a la tierra los extraterrestres. Sin embargo, no son los que él esperaba sino otros mucho más crueles:

Figura 1.ª: De otro planeta venimos

al que Júpiter llamáis

y no tendremos clemencia.

Esta escena recuerda al palacio de los duques, y más concretamente al episodio de Clavileño: Eloy y Simón son engañados creyendo que están subiendo en un platillo volante cuando lo que realmente están haciendo es subir unas escalerillas que conducen al escenario. Tras sentarlos en unas sillas, les dicen que están en el espacio y que están arrasando Marte; todos los demás personajes están tan extasiados con la broma, gritando y convulsionando, que la escena termina en una orgía.

Cuando Simón, y después Eloy, se quitan la venda, solo el primero se da cuenta de la mentira:

¡Que somos dos payasos!

¡Que nunca hubo marcianos! ¡Que este tipo

de la escafandra no es lo que aparenta,

sino la puta es que me ha parido!

Cuando se abalanza sobre las figuras, estas resultan ser Rodolfo y Pedro, con unos trajes que (véase de nuevo el juego metateatral):

pertenecen al engendro

que la Escuela del teatro

ensaya desde hace días.

«Mito» se llama la obra

y experimental la creen

los pedantes jovenzuelos

que la llevan entre manos.

Eloy queda devastado:

Podéis reíros de este pobre iluso

que todavía busca una esperanza.

Incapaces de afecto y de cordura,

de encadenar la muerte desatada,

de volver en vergel la oscura charca

donde se pudre nuestra verde Tierra.

Burlaos de un cantante necio y viejo

que gime bajo llagas incurables,

si sueña en otros cielos y otros astros

la humanidad que aquí hemos violado.

La obra termina cuando unos policías entran en el teatro. Vienen buscando a un fugitivo, Ismael, que había sido escondido por Eloy en su camerino. Mientras los policías lo buscan, un hombre sale del camerino de Eloy e intenta escapar, pero lo descubren y van tras él. Se produce una caza y captura por el teatro. Cuando el verdadero Ismael sale del camerino y se entrega, ya es demasiado tarde:

Un disparo desde el escenario efectuado casi al mismo tiempo alcanza al perseguido, que se tambalea. (…) La música describe un efecto descendente y las miradas de los congregados en el escenario siguen la imaginaria caída de un cuerpo desde el palco al centro del proscenio.

Como el Quijote en Barcelona, Eloy también tiene que enfrentarse a la cruda realidad (las batallas verdaderas) cuando Ismael le pide auxilio y después, al intentar engañar a la policía. Sin embargo, a diferencia del texto original, aquí Eloy se comporta de manera valiente, y muere a causa de su arrojo.

Ismael: Perdona, Eloy. Debí salir a tiempo.

Inútil todo ha sido. Tú te mueres…

Yo moriré también. Somos dos locos.

Eloy: No es todo inútil… Aunque no lo entiendas…

Los actos son semillas… que germinan…

Germinará tu acción… También la mía.

 

Anuncios

Aquí puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s